Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

ECONOMIA CIRCULAR – Nuevos modelos, mejores prácticas.

ECONOMIA CIRCULAR – Nuevos modelos, mejores prácticas


Hacia finales del 2020 se cumplieron 5 años desde la firma del Acuerdo de París, instancia en la cual el mundo se unió para trabajar contra los efectos del cambio climático, y limitar el aumento de la temperatura a 1,5°C.
Recientemente el flamante presidente Joe Biden, a horas de asumir su cargo, ha emitido una orden ejecutiva ordenado el regreso de los Estados Unidos al acuerdo de París y continuar con la lucha y los compromisos ante la crisis climática.
Hoy contamos con avances tecnológicos y conocimiento para ejecutar acciones sinérgicas, orientadas a que la acción climática se convierta en vehículo de generación de nuevos empleos verdes, mejoras en la salud ambiental y desarrollo de infraestructuras resilientes a entornos cambiantes.
Con algunos traspiés, o a pasos agigantados, el mundo se mueve en forma inexorable hacia una inmensa transformación que exige modificar los formatos de negocios, los procesos de producción, la materialidad de los productos, la cultura del consumismo para lograr una descarbonización de la economía mundial.
En este contexto la economía circular plantea un nuevo modelo de producción sustentable y regenerativo.
En el ámbito industrial, el modelo de producción lineal de usar y tirar ha llegado a su fin. Las industrias conscientes de que sistemáticamente se ha enterrado materia prima, recursos y energía, están reconociendo que los nuevos modelos de negocios ofrecidos por la economía circular despliegan un abanico de diferentes oportunidades.
En consecuencia, cuidando los recursos y energía, devolviéndolos a su cadena de valor, incorporando el diseño sustentable para la flexibilidad y la innovación, mejorando procesos con nuevas tecnología y materiales sustentables, potenciando la cultura colaborativa de la simbiosis industrial, la economía circular como modelo de negocios propone un interesante cambio de paradigma, orientado a transitar el camino hacia el desarrollo sostenible.
La triada de bienestar social, redito económico y cuidado del ambiente que proponen las economías de triple impacto, se convierte en terreno fértil para el desarrollo territorial estratégico. Y el rápido avance de las tecnologías acelera este proceso.
El gran interrogante es ¿Tenemos el compromiso para el desafío que se nos presenta? ¿Queremos ser los líderes de esta transformación?

D.I. Silvia Predassi / Ing. Juan Fernández
www.swa-trabajosustentable.com

Suscríbete al Newsletter

Suscríbete para recibir novedades, noticias tecnológicas e invitaciones a nuestros exclusivos eventos.

IDIOMA